Imprimir

 

Independencia. Sirve de vínculo a la comunidad universitaria y no tiene una subordinación con área académica alguna de la Universidad.

Imparcialidad. La tarea y finalidad de la DDU se sostiene en el principio de justicia y equidad, y ha de promover esos valores éticos para garantizar opiniones e intervenciones imparciales.

Libertad. Es una condición necesaria e inseparable de su actuación regular, y es condición para recibir por igual a unos que a otros, en el ánimo de reconstruir alguna situación irregular o de dialogar entre las partes involucradas en una reclamación o queja entre universitari@s.

Accesibilidad. La Defensoría es un espacio abierto para todo el que llame a su puerta o busque utilizar nuestra intervención, para dialogar, aclarar, reclamar, presentar alguna queja personal o una propuesta.

Confidencialidad. Esta característica es una condición esencial y primordial para garantizar la confianza y credibilidad de la Defensoría ante todas y a todos los universitarios que soliciten su ayuda o su participación.

Mediación. La labor fundamental de la DDU es precisamente la mediación para llevar la voz, la opinión o la recomendación a la persona, área o dependencia involucrada en la petición de los universitarios.