Imprimir

 

La Defensoría fue creada para garantizar el libre ejercicio y la protección de los derechos y obligaciones de los universitarios; para escuchar, atender y orientar a la comunidad universitaria ante cualquier tipo de violación de los mismos.

Tiene la obligación de informar y orientar a la comunidad universitaria acerca de los temas relacionados con los derechos de los universitarios. Sus recomendaciones sólo tienen carácter o valor moral, no vinculatorio. Cuando sea necesario, turnará el caso a la Comisión de Honor y Justicia del Consejo Universitario, para que proceda conforme a la normatividad de la Universidad.

Además es una oficina de consulta, diálogo y de análisis de aquellas tareas o acciones que debieran emprenderse para mejorar la buena convivencia de la comunidad universitaria, así como para restablecer la confianza de las personas en el caso de aquellos problemas que se hayan presentado.