Imprimir

 

Las resoluciones de la Defensoría no son de carácter vinculatorio, es decir, no tiene facultad para obligar a que alguna autoridad acate sus resoluciones, ni está facultada para imponer sanciones; únicamente emite recomendaciones y, que, quienes las reciben tienen la obligación de atenderlas y contestarlas, si es el caso. En ese sentido, la autoridad de la Defensoría Universitaria es de carácter moral y apela a la conciencia y al sentido de justicia y equidad de la comunidad universitaria.

Corresponde a la Comisión de Honor y Justicia decidir en asuntos que requieran tomar decisiones que diriman posibles conflictos, es decir, tomar medidas correctivas de carácter obligatorio.